Nuestra ficción electoral mexicana

La maquinaria se mueve muy bien, los tableros de la política tienen un reacomodo en cuadros y en posiciones, la democracia es mediática, y la difamación ha quedado relegada para ser sustituida por argucias de un sistema que desde el principio sabe que cartas hay que exhibir, que cartas no hay que jugar y que…