Hablemos de Residencias “Los Pinos” #ICONOdeMéxico

 

La Residencia Oficial de Los Pinos, referida coloquialmente como Los Pinos, no tiene timbre, tampoco cuenta con un número en su exterior, esta propiedad no necesita mayor referencia para su ubicación. Desde 1934 se han realizado remodelaciones y nuevas construcciones para que el presidente de México gobierne al país y la habite con su familia a lo largo de los seis años de su mandato.

Por #AlvaroLópez #MDI. Y es que hablar de Los Pinos no es hacer alusión simplemente a una casa. Al interior de este gran terreno perfectamente amurallado y custodiado por decenas de militares, se encuentran una serie de estructuras residenciales y de oficinas que forman parte del entorno del Jefe del Ejecutivo durante su administración. Jardines, fuentes y lagos han sido testigos a lo largo de casi ocho décadas de importantes episodios de la historia de México. Cada pared y cada piso que conforman Los Pinos han visto pasar a 14 familias presidenciales que, además de su nombre y apellido, han dejado escritas un mar de historias.

#LosPinos de #Chapultepec La casa de los Chapulines (jajajaja). #ICONOResidencias

La Construcción

Luego de la Conquista de México por parte de los españoles, en el terreno que ahora ocupa Los Pinos se construyó hacia 1550 un trapiche donde se trituraba el trigo hasta convertirlo en harina. Debido a la importancia de su producción pertenecía a la Corona Española y por lo tanto este sitio fue nombrado como Molino del Rey.

En enero de 1853 el Doctor Don José Pablo Martínez del Río, originario de Panamá y patriarca de una de las familias más adineradas del país en el Siglo XIX y la primera mitad del Siglo XX, le compró parte de las tierras y aguas de la zona conocida como Molino del Rey al Sr. Don José Rincón Gallardo, por las cuales pagó un total de dos mil trescientos treinta y cinco pesos y seis reales.  El nuevo propietario edificó en estos terrenos un rancho al que denominó “La Hormiga”, debido a que era la más pequeña de sus propiedades, considerándola como su casa de verano, cercana al entonces pueblo de Tacubaya, donde la burguesía de la época comenzaba a levantar sus casas de campo y la cual con el paso de los años fue llenándose de construcciones y de ahí nació “La Casa Grande”.

En el lugar existían dos casas, varias caballerizas, una capilla, casas para los empleados y los servicios que se requerían para el manejo de la propiedad, ya que el Bosque de Chapultepec estaba a un lado no se sabe a ciencia cierta si el estanque, donde existían diferentes especies de peces, gansos y cisnes, fue también construido por el o ya existía.  La casa tipo chalet inglés, poseía techos de dos aguas con torreones a los lados. Uno de los detalles más hermosos que tenía la construcción, enclavada en la mitad del frondoso bosque y en la parte más alta del terreno junto a una plazoleta, era la terraza a la cual se le llamaba “La Varanda”, y estaba naturalmente al aire libre.

Orígenes de la residencia oficial #LosPinos de México

Con la creación del Paseo de la Reforma que unía el Bosque y el Castillo de Chapultepec con el resto de la ciudad, el rancho La Hormiga quedó situado en un punto intermedio y, por lo tanto, estratégico para el gobierno que en esos años buscaba un inmueble cercano al Castillo, entonces residencia oficial del Presidente de la República, con el fin de que fuera ocupada por el miembro del gabinete de más confianza, por lo que el terreno donde actualmente se encuentran Los Pinos y donde se localizaba el rancho La Hormiga, propiedad del Dr. José Pablo Martínez del Río, fue expropiada en 1916 con el gobierno del presidente Venustiano Carranza, debido a su ubicación.

“El gobierno tenía necesidad de tomar posesión del rancho de La Hormiga” fue el único argumento que se le ofreció al propietario. El primer funcionario federal que habitó La Hormiga fue el general Álvaro Obregón, Secretario de Guerra y Marina en el gobierno carrancista. Sin embargo, los afectados no se quedaron con los brazos cruzados. Los herederos del Dr. Martínez del Río interpusieron todos los recursos legales para recuperar lo suyo, dos años después, en 1918, lograron que una autoridad judicial enajenara el predio, así que el general tuvo que abandonar por orden de un juez la propiedad. Los descendientes comenzaron sus pleitos intrafamiliares por lo que el asunto de la herencia se extendió hasta febrero de 1923 cuando, después de un juicio testamentario, el entonces presidente Álvaro Obregón autorizó la compra de la propiedad a la familia Martínez del Rio.

Los Pinos una residencia que enarbola toda una generación de PODER

Una vez concluida la compra vivió con su familia Plutarco Elías Calles, quien entonces ocupaba el cargo de Secretario de Gobernación. Para mudarse al Castillo de Chapultepec como las reglas lo mandaban al tomar posesión presidencial, y dando lugar en ese mismo 1924 a que el general Manuel Pérez Treviño, entonces Jefe del Estado Mayor Presidencial y su familia fueron inquilinos del rancho, de 1925 a 1929 siguió el general Joaquín Amaro Domínguez, quien fungía como Secretario de Guerra y Marina y quien mando a construir los frontones un stand de tiro, ampliar las caballerizas y una alberca donde anteriormente estaba ese estanque con el argumento que los patos, gansos y cisnes se habían vuelto una plaga agresiva a sus invitados por las constantes mordeduras que los animales les daban a sus invitados. También ordenó la construcción de los campos de polo y del Campo Marte.

La historia presidencial

El presidente Lázaro Cárdenas inició su periodo presidencial el 1 de diciembre de 1934. El mismo día, después de la ceremonia de toma de posesión, declaró que no deseaba vivir en el Castillo de Chapultepec, pues le parecía muy ostentoso y deseaba que todos los mexicanos lo pudieran visitar, por lo que eligió para vivir “el rancho La Hormiga”, debido a que estaba en pleno bosque de Chapultepec y a él le gustaba estar en contacto con la naturaleza. Inmediatamente, y la primera orden presidencial fue que en recuerdo al nombre de la huerta donde se enamoró de su esposa la Sra. Amalia Solórzano, en Tacámbaro, Michoacán cambiarle el nombre por Los Pinos y se instaló un enorme cartel que decía: “Los Pinos: ésta es tu casa”. El matrimonio Cárdenas después de adecuarla a sus necesidades y las de su familia le hicieron una serie de reformas a la casa y las construcciones cercanas para llegar a vivir en marzo de 1935, convirtiéndose en la Residencia Oficial Presidencial.



Las remodelaciones y nuevas construcciones

Cuando Manuel Ávila Camacho se convirtió en presidente de la nación, decidió vivir en Los Pinos, a pesar del descontento popular, ya que gran parte de la ciudadanía consideraba que el lugar adecuado para el presidente era el Castillo de Chapultepec, a lo cual se negó dando el primer paso a su remodelación quien junto con su esposa Soledad Orozco ordenó hacer bastantes modificaciones para adaptarla a sus necesidades por lo que vivió en su casa particular en las Lomas de Chapultepec hasta que se mudó a Los Pinos en diciembre de 1941 habitando e chalet tipo inglés el cual actualmente tiene como nombre “Casa Lázaro Cárdenas”

Adolfo Ruiz Cortines en 1952, giró instrucciones para edificar una tercera casa donde se instaló con su segunda esposa María de los Dolores Izaguirre, la cual en la actualidad lleva su nombre y alberga el salón de “Los Presidentes”, dentro se encuentran cuadros pintados con las imágenes de cada uno de los presidentes que han ocupado Los Pinos, imitando así a la Casa Blanca, incluyendo dentro el salón “Venustiano Carranza” utilizado para eventos especiales fue una remodelación costosa ya que además se instalaron oficinas situadas en la escuela de tiro; la alberca con baños y vestidores y el acceso a la casa por la calzada de Molino del Rey también fueron reconstruidos.

Miguel Alemán junto con su esposa Beatriz Velazco, tomó la decisión de construir otra casa más grande y funcional, “La casa Miguel Alemán” que a la postre serviría de oficinas a distintos mandatarios. Desde principios de su mandato se empezaron a recibir visitas de importantes personalidades del ámbito de la política y la cultura, así como jefes de Estado extranjeros en la Ciudad de México, por lo que las instalaciones del chalet resultaron insuficientes para hospedar a dichas personalidades, situación que se unió al hecho de que la familia Alemán era muy numerosa, por lo que se pensó en hacer una nueva residencia que facilitara la vida diaria del presidente y sus visitantes. El arquitecto Manuel Giraud Esteva hizo un proyecto inicial, el cual fue modificado después de algunos ajustes por el ingeniero Fernando Parra Hernández.

A principios de 1947 se empezó la construcción de la nueva casa estilo francés con una ostentosa dimensión de 5700 metros cuadrados. La edificación se hizo en tres niveles: imitando una vez más a la Casa Blanca ya que en la parte superior se construyeron las habitaciones para albergar a la familia; en la planta principal, los salones oficiales para recibir y despachar, y en la planta subterránea salas de juego y de fiestas, para la decoración que eligieron los Alemán para su nuevo hogar se buscaron muebles de entre lo mejor del estilo imperial afrancesado; otros se adquirieron en Querétaro y Guanajuato; algunos más se mandaron a hacer exprofeso en los estilos Luis XV y Luis XVI, entre ellos las cómodas de Boulle, las cuales fueron traídas de Francia; esculturas de bronce y mármol de Carrara, porcelanas de Sévres, de Meissen y de Limoges, candiles de cristal checoslovaco, así como piezas de talavera de Puebla y muebles tallados de marquetería fueron traídos a la casa presidencial, la cual solo alcanzaron a disfrutar en su ultimo año presidencial por la tardanza en los máximos detalles de la construcción que duro 5 años.

En el sexenio de Miguel de la Madrid la remodelación fue mucho mayor y terminaron por entrar a finales de febrero de 1983, la idea fue separar los espacios familiares de los laborales, “separar el lugar de trabajo del presidente, de la residencia familiar”.

Fue su argumento con la idea de que la vida familiar sería arriba de la Casa Alemán, imitando así a la Casa Blanca dividiendo la planta principal habitacional en dos secciones: la de recibir y la de estudiar. De la Madrid despachó en la Casa Lázaro Cárdenas, que se decoró con una colección de pintura mexicana prestada por el Instituto Nacional de Bellas Artes, en la decoración, se cambió el color de los muros. Se conservó el Salón Colima y el comedor familiar de arriba. También hubo dos salones de recepción abajo: el Morelos, al lado sur, para mandatarios extranjeros y foto oficial; y el Salón Juárez, al lado norte, para usos múltiples, con chimenea. Después seguía la terraza ya cubierta, con cómodos sofás a modo de sala de espera. En los jardines se cambió el sistema de riego de agua potable a agua tratada. Se transformó la fachada, pues se le puso un enorme escudo en bronce y se polarizó en ocre las ventanas en cuadrícula. Afuera, enfrente, se puso un asta bandera y se crearon dos estacionamientos subterráneos, andadores adoquinados y un parque arbolado que puso distancia entre Los Pinos y el exterior. En la ocupación de Carlos Salinas de Gortari se caracterizó por meter a la residencia parte de sus actos públicos por lo que para enero de 1989 estaban listos dos nuevos salones, el Adolfo López Mateos y el Manuel Ávila Camacho. El primero se inauguró con la fiesta de 15 años de su hija Cecilia Salinas Occelli, en la que cantó Luis Miguel para más de 2000 invitados.

En el primer año de Ernesto Zedillo se acondicionó un espacio como estudio de televisión, en previsión de que no pudiera dar verbalmente en el Congreso su primer informe de gobierno. Como en el año 1994 se dio el levantamiento zapatista en Chiapas y fue asesinado el candidato presidencial priista Luis Donaldo Colosio, hubo necesidad de tomar más medidas de seguridad.

La casa del Presidente hasta 2018
Saludos desde #ICONOInmuebles

SÉPTIMO BANNER

http://icono-posicionamiento.tumblr.com/

En ICONO nuestras Comunidades Digitales son claves para el posicionamiento de nuestros clientes de PORTADAS o “COVERS”. Todos y cada uno de ellos han logrado ir conquistando posiciones en la web, a partir de la publicación de pequeños reportajes que permiten enlazar a sus propias web´s y redes sociales con nuestros servicios de publicaciones.

En ICONO Los medios pasan de informar a conectar, van más allá de las fronteras entrelazando sus contenidos con una fusión directa sobre sus audiencias. Hoy la evolución se concentra en temas de conectividad, de intercambio de información dinámicos, clicks, links, redes… todo en imágenes, multimedia de gadget y relaciones interpersonales que dejan atrás las reglas y fronteras tal y como se conocen en los últimos 20 siglos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s