EL AMOR POR EL PRÓJIMO Giuseppe Moscati

En muchos lugares del mundo celebramos el amor, la amistad, los amantes y sus entregas, Giuseppe Moscati hoy nuestro ICONO. Médico italiano de principios de siglo XX, gente que amó su profesión con entrega, con pasión, con ahinco, con convicción y con vocación… hoy en#PersonajesquedejanHuella, #PersonajesdeAltoIMPACTO#LosHumanistas

Por: Alvaro López #LíderesDigitales #MundosDigitalesICONO.- médico, investigador científico y profesor universitario italiano, reconocido por su trabajo pionero en la bioquímica fisiológica y por su piedad. Canonizado por el papa Juan Pablo II en 1987, es uno de los santos más populares del siglo XX. Hijo de un juez, Francesco Moscati, y una aristócrata, Rosa De Luca dei Marchesi di Roseto, fue el séptimo de nueve hijos. La familia Moscati provenía de Santa Lucia di Serino,2​ en la pequeña ciudad en Campania provincia de Avellino. Ahí nació en 1836, Francesco Moscati, padre del futuro santo, que, después de graduarse con honores en la ley, se convirtió en juez de la Corte de Cassino, Presidente del Tribunal de Benevento, Director de la Corte de Apelaciones, primero en Ancona y luego en Nápoles.

En 1884, se trasladó con su familia a Nápoles, donde su padre se convirtió en Director de la Corte de Apelaciones, donde el joven José recibió la Primera Comunión, cuatro años más tarde, en la iglesia de las Hermanas del Sagrado Corazón. En esta iglesia, Moscati se reúne con el beato Bartolo Longo, fundador de la ermita de Pompeya al lado de la iglesia y conoció a Santa Caterina Volpicelli. En 1892 se inició para ayudar a su hermano Alberto, desafortunadamente, el murió tras una caída de su caballo durante el ejercicio de su servicio militar: a partir de este episodio empezó a madurar su pasión por la medicina. Después de la escuela secundaria, se matriculó en 1897 en la Facultad de Medicina, en el mismo año de la muerte de su padre, que sufrió una hemorragia cerebral. Su participación humana en los problemas de los pacientes, combinada con la experiencia médica, fue expresada con una actitud resumida en estas palabras: «Ejercitemos cotidianamente la caridad. Dios es caridad. Quién está en la caridad está en Dios y Dios está en él. No nos olvidemos de hacerlo cada día, de hecho, en cada momento, ofrecer nuestras acciones a Dios haciéndolo todo por amor».

La madre de Moscati, conociendo la sensibilidad de su hijo, estaba preocupada de que su decisión de inscribirse en la medicina lo pusiera en continuo contacto con el dolor, a esto, él respondió que: “estaba dispuesto a acostarse en la cama de los enfermos si fuera necesario”. Este compromiso fue confirmado más tarde por la dedicación absoluta con la que ayudó a sus pacientes, de los cuales siempre se hizo cargo, no solo de las necesidades del cuerpo, sino también el alma, dando testimonio de su profunda convicción de fe y de que la misma enfermedad se puede calmar con la consolación religiosa y espiritual. Durante la Primera Guerra Mundial rehusó alistarse en el ejército y organizó un hospital para los heridos, donde trató personalmente a cerca de 3.000 soldados

Sostuvo firmemente que no debía existir contradicción o antítesis entre ciencia y fe: sino que ambos tenían que contribuir en la vida del hombre. Moscati fue siempre un punto de referencia de la fe y trató por todos los medios no sólo ser un médico del cuerpo de sus pacientes, sino también un médico del alma.6​ Veía la Eucaristía como centro de su vida7​ y, por otra parte, estaba fuertemente ligada al culto de la Virgen. Se preparaba durante el año para las fiestas de la Virgen María, ayunaba en los días en que era necesario, tratando de involucrar a todo con cuanto se reunia, usando la bondad como su mejor arma.

“El Prof. Moscati” afirma el doctor Vincenzo Adinolfi “no cultivaba las ciencias médicas para el uso comercial, pero si para el alivio y consuelo a su espíritu noble, de igual manera tuvo el consuelo del culto religioso: Con la firme intención de ayudar por igual a los pobres y a los ricos,se enorgullecía de cómo llegaba a él la bendición de los Cielos”. Desde temprana edad, y gracias a su alta espiritualidad, logró escapar de todo lo que podría dar lugar al pecado, eligió por sí mismo la castidad. Pudo haber tenido demasiadas cosas materiales con su fama, pero siempre se alejó de las comodidades y riquezas, prefiriendo un estilo de vida sencillo y dedicándose plenamente a los necesitado. Su concepción de la relación entre la fe y la ciencia está bien resumido en un pensamiento: «No la ciencia, pero si la caridad ha transformado al mundo, en algunos períodos; y sólo muy pocos hombres han pasado a la historia en la ciencia; pero todo seguirá siendo imperecedero, símbolo de la eternidad de la vida, en la que la muerte no es más que una etapa, una metamorfosis a un ascensor más alto, si se dedicaran al bien. El 12 de abril de 1927, y a la espera de la visita de los enfermos en su estudio privado, ya enfermo como últimamente trabajaba, falleció en su sillón.

Tenía solo 46 años y 8 meses.​ Estaba preparado para su muerte y la miró con la serenidad del justo: él venció a la luz de la fe cristiana. La noticia de su muerte se difundió rápidamente, se resume en las palabras “ha muerto el médico santo”. En el funeral, hubo una participación popular significativa. Especialmente los pobres lloraron sinceramente la pérdida de su más querido benefactor. El 16 de noviembre de 1930 sus restos mortales fueron trasladados al Cementerio de Poggioreale en la Iglesia de Jesús Nuevo (Nápoles) (Chiesa di Gesù Nuovo (en italiano)), centro principal de veneración, en una urna de bronce, creada por el escultor Amedeo Garufi. El papa Pablo VI lo proclamó beato el 16 de noviembre de 1975.

Fue proclamado santo el 25 de octubre de 1987 por Juan Pablo II. Su fiesta litúrgica se celebra el 16 de noviembre.

http://ICONOVidasdePelícula.WordPress.com

 — con San Giuseppe Moscati.

SÉPTIMO BANNER

http://icono-posicionamiento.tumblr.com/

En ICONO nuestras Comunidades Digitales son claves para el posicionamiento de nuestros clientes de PORTADAS o “COVERS”. Todos y cada uno de ellos han logrado ir conquistando posiciones en la web, a partir de la publicación de pequeños reportajes que permiten enlazar a sus propias web´s y redes sociales con nuestros servicios de publicaciones.

En ICONO Los medios pasan de informar a conectar, van más allá de las fronteras entrelazando sus contenidos con una fusión directa sobre sus audiencias. Hoy la evolución se concentra en temas de conectividad, de intercambio de información dinámicos, clicks, links, redes… todo en imágenes, multimedia de gadget y relaciones interpersonales que dejan atrás las reglas y fronteras tal y como se conocen en los últimos 20 siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s